Tampón de clonar

Seguimos adelante con el curso de Primeros pasos con Photoshop, hoy vamos a ver la herramienta de tampón de clonar que nos ayudará a hacer desaparecer elementos de la imagen, entre otros usos. Si lo prefieres, recuerda que debajo del vídeo tienes la versión escrita + imágenes del artículo.

Capítulos anteriores: 

  1. El espacio de trabajo
  2. Crear y guardar archivos
  3. Capas y selección básica
  4. Eliminar el fondo de la imagen
  5. Transformar una imagen
  6. Uso del pincel en photoshop
  7. Máscaras de capa

 

¿Qué es el tampón de clonar?

El tampón de clonar es una herramienta que nos permite definir una zona de píxels  y en duplicarla en otro lugar haciendo uso del pincel de Photoshop.

Tampón de clonar Photoshop

Como te comentaba, es muy común usar esta herramienta para ocultar elementos de la imagen que no deseamos, de manera que parezca que nunca estuvieron. A continuación te muestro algunos ejemplos de su uso.

Tampón clonar fotografía antigua

eliminar con tampón de clonar

¿Cómo funciona?

El primer aspecto a tener en cuenta es que el tampón de clonar también funciona con el panel de pinceles, en sí su uso es el de pintar con el pincel pero en vez de pintar un color pintaremos pixels que hemos tomado como referencia previamente. Su mecánica es la siguiente:

  • Seleccionamos tampón de clonar en la barra de herramientas o pulsando la tecla S.
  • Definimos las características del pincel, para ocultar elementos normalmente trabajarás con la dureza al 0%.
  • Definimos los píxels de referencia pulsando la tecla alt+click. Verás que al pulsar la tecla alt aparece una mirilla para ajustar la referencia.
  • Pintamos en la zona que queremos ocultar o donde queremos duplicar esos píxels.
  • Para borrar utilizaremos la herramienta de borrar, como usamos en el pincel.
  • Elegir capas, podemos clonar información de la capa actual o de todas las capas. Por lo general trabajamos con todas, seleccionaremos esta opción en las opciones de la herramienta en la parte superior en el apartado “Muestra”.

Cómo verás, la zona que has definido como referencia se desplaza conjuntamente con el movimiento del pincel, podrás identificarlo con el dibujo de una cruz. Esto es muy útil para poder saber en todo momento qué estamos copiando y saber cuándo dejar de pintar.

Para conseguir un resultado realista debemos evitar duplicar detalles, por ejemplo si en una imagen hay una sola arruga y duplicamos una zona que contiene dicha arruga, el ojo la identificará aunque esté perfectamente integrada, es muy extraño encontrar dos veces el mismo elemento de manera idéntica en la imagen. También es muy importante, para no crear asociaciones extrañas, cambiar continuamente el punto de referencia.

Pasito a pasito se hace el caminito

Si ya has hecho 4 pruebas a partir de lo comentado anteriormente habrás visto que tiene una mecánica es muy sencilla, pero eso sí, según la imagen o nuestras necesidades vamos a necesitar armarnos de paciencia para conseguir buenos resultados, puede llegar a ser un proceso muy laborioso que nos requiera mucho nivel de detalle. Por suerte, su resultado es muy agradecido y te aseguro que esta herramienta te sacará de más de un apuro.

Si tienes cualquier duda recuerda que puedes comentarlas aquí debajo o de manera privada a través de la página de contacto. Recuerda que la práctica hace al Maestro 😉

 

No hay comentarios


Puedes ser el primero :)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *